Bebé con chupete

¿Qué sería lo correcto “no uses la teta de chupete” o “no uses el chupete de teta”?

No me he vuelto loca, lo que digo es completamente real, lo que ocurre es que la frase contraria “no dejes que mame tanto, está utilizando la teta de chupete”, está tan extendida que se ha convertido en un reproche, a pesar de ser un mito de crianza.
Casi todos los mitos de crianza están vinculados a una necesidad física o afectiva del bebé que forma parte de él, simple y llanamente por ser eso, un bebé. En el caso del binomio chupete-teta está ligado a la necesidad de succión que cumple una función nutritiva y afectiva.

La succión nutritiva

La succión nutritiva permite que un recién nacido, si se le deja sobre su madre, y no se interviene, en escasos minutos encontrará el pezón y empezará a trabajar de forma constante para conseguir la “subida de la leche” que le permitirá alimentarse. Si un bebé no puede succionar o su succión no es efectiva habrá problemas para la instauración de la lactancia.

La succión no nutritiva

Cuando se instaura la lactancia materna es muy difícil que un bebé quiera otro tipo de tetina porque la teta le da todo lo que necesita.

La necesidad de succión no nutritiva es mucho menos conocida pero tan importante como la anterior. La succión le sirve al bebé para calmarse, hasta el punto de que se usa en pediatría como sedación y analgesia en procedimientos dolorosos. Al bebé lo calma, lo relaja y le hace sentirse seguro. Por eso la “teta es mágica” y todo lo calma, porque cubre dos de las necesidades básicas más importantes del bebé: afectiva y nutricional. Además le permite tocar, disfrutar y oler a la mamá y la mamá al bebé. Esta parte no nutritiva, por tanto son las primeras experiencias afectivas y de cariño que va a recibir el bebé y que son tan importantes.
Si un bebé se alimenta con lactancia artificial la succión no nutritiva necesita ser cubierta y por eso se inventaron los chupetes. Pero el chupete no está vinculado a mamá, por eso es muy importante que, si das lactancia artificial, cuando des el biberón cojas al bebé, lo mires, lo acaricies y que dejes que él lo haga también; deja algún espacio de piel accesible para que pueda tocarte. Es necesario que fuera de los tiempos del biberón lo cojas y lo acunes todo lo que necesitéis el bebé y tú para poder suplir esa parte afectiva que no da el chupete.

Los mitos de crianza y la lactancia materna

Así que ten claro que si alguien vuelve a decirte “eso ya es vicio”, “no uses la teta de chupete”, etc., da lactancia a demanda y deja que te toque todo lo que quiera porque está cumpliendo su necesidad de succión no nutritiva; y si das lactancia artificial dale el chupete pero tócalo y acarícialo tanto como te apetezca. Si das el biberón, sé consciente de que su parte afectiva tiene que ser cubierta.
Acabemos con los mitos de crianza que tanto daño hacen, recuerda no promulgarlos y nunca juzgues a unos padres.
 #mitosdecrianza
#apego #crianzaunica #apegoyvinculo @MariaSalmeronR1
¿Cuántos mitos hay en la crianza? ¿Por qué hay tantos y por qué nos influyen tanto? ¿Podemos darle la vuelta y entender el verdadero sentido de las cosas? Sí, ese es el objetivo.