Hay unas normas de seguridad básicas para realizar un sueño seguro en edad infantil que los progenitores deben conocer y que, a mi modo de entender, están muy poco extendidas.

Por un sueño seguro

Lugar donde puede y no puede dormir un bebé para un sueño seguro

  • El bebé puede dormir en su cuna, fuera o dentro de la habitación de los padres, en su cuna anexada a la cama de los padres o en la cama de los padres. Es una decisión que solo tienen que tomar ellos y el bebé. En ocasiones a uno le gustaría una cosa y la realidad del bebé impone otra muy diferente.
  • La superficie tiene que ser firme y estar limpia: no usar colchones de agua, o muy mullidos o sofás.
  • No dormirse sentados con el bebé en brazos en el sofá, en sillones o en sillas; los niños pueden caerse. Si quieres dormir al bebé y estás agotado, el mejor sitio es la cama.
  • Las superficies deben estar acotadas: si es en cuna, con barrote; si es en cama, con barandillas o pegadas a la pared, para evitar caídas.
  • En los menores de cuatro meses, por el mayor riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), deben dormir en la misma habitación que los padres.

Independientemente de dónde duerma el bebé

  • Los bebés tienen que dormir con la espalda pegada al colchón, es decir boca arriba. Esto ha disminuido enormemente el SMSL. Hasta que tengan movilidad, claro, luego ellos eligen su postura.
  • No fumar en casa. Es otra de las reglas de oro.
  • Hay que evitar ropa de cama pesada y procurar que esta no les cubra la cabeza. 
  • No usar almohadas.
  • No debe existir espacio entre el colchón y la barrera o la pared, donde puede quedar atrapado.
  • La habitación debe estar con una temperatura agradable y hay evitar que el bebé esté excesivamente abrigado.

Si duermen en su cuna

  • Cuna homologada (huecos y distancias seguras entre barrotes, 45-65 mm, dos ruedas con freno, cantos redondeados, sin posibilidad de enganches, barandillas con seguros de cierre. Más de 85cm de distancia entre los seguros, colchón y barandilla, la distancia no tiene que ser superior a 2.5 cm, pinturas no toxicas, estables y resistentes). Normativa UNE-EN 716-1:2008+A1:2013.
  • No usar los protectores acolchados. La academia americana de pediatría ya no los recomienda, no deben usarse en los menores de cuatro meses.
  • Lo mejor son los “sacos de bebé” y abrigarlo si hace frío. La ropa de cama es peligrosa, sobre todo en bebés con movilidad, porque pueden quedar atrapados.
  • No usar peluches o muñecos en los bebés pequeños. Si se usan, deben ser peluches sin ningún objeto que pueda ser arrancado.

Si se practica colecho

  • Es mejor que en las primeras semanas de vida el bebé duerma entre mamá y la pared o mamá y la barra protectora, que entre mamá y papá, para evitar el aplastamiento. Está demostrado que la madre toma conciencia de su bebé desde el momento en que este nace e, instintivamente, adopta una postura que protege al bebé; el padre tarda algo más.
  • Es especialmente recomendable en bebés alimentados con lactancia materna, ayuda a su instauración y mantenimiento.
  • Evitar dormir con el bebé si los padres tienen un sueño muy profundo o problemas para despertarse o han tomado alcohol, drogas o medicamentos que produzcan somnolencia.
  • Los padres con una obesidad importante no deben compartir cama con el bebé.
  • Los bebés menores de un año no deben compartir la cama con otros hermanos mayores.
  • Evitar camisones largos o con lazos o cortinas cercanas a la cama con cualquier elemento que cuelgue.
  • El pelo largo debe ser recogido.

Te puede interesar ¿es seguro el colecho? y otras entradas sobre el sueño.

Si quieres saber más sobre un sueño seguro apúntate en el próximo taller de sueño infantil aquí.