El aborto sigue siendo invisible

Llevo mucho tiempo queriendo retomar el ritmo del blog pero emocionalmente no he sido capaz.
Hablar de maternidad, aunque se traten otros muchos temas, cuando ha provocado en ti un dolor inmenso, sentimiento de pérdida y vacío, no es tarea sencilla. Así que decidí hacer lo que necesitaba, parar y vivir mi dolor.

El aborto
Aunque es un término bastante extendido para denominar la muerte de un no nacido, a mi no me gusta, me parece mucho más explícito pérdida gestacional o perinatal, aunque particularmente creo que debería denominarse muerte gestacional o perinatal porque es una pérdida para siempre.

Según la Real Academia Española, el aborto es la interrupción del embarazo por causas naturales o provocadas.

Tipos de pérdidas gestacionales hay múltiples con matices diferentes que en ocasiones marcan el afrontamiento de la pérdida: embarazo ectópico, mola, aborto terapéutico, muerte fetal, muerte perinatal. Pero desgraciadamente todas son muertes y son muy dolorosas para los padres.

El aborto y la sociedad
Simplemente no existe, está oculto y silenciado. Hasta el punto que una pareja no suele anunciar al mundo la llegada de un nuevo ser, hasta pasado el primer trimestre, por si tienen la desgracia de sufrir la muerte de su bebé, está asumido que puede ocurrir y que mejor si nadie se entera. Por tanto el vacío, tu dolor y tu duelo, en la mayoría de las ocasiones se vive a solas.

¿Sabías qué uno de cada cuatro embarazos termina en muerte? ¿Por qué algo tan frecuente se convierte en algo inexistente? Si hay algo que produce dolor tras la muerte de tu futuro bebé, además de la pérdida propiamente dicha, es la sensación de soledad, de la presión por no sufrir y que pase rápido y por las frases bien intencionadas y con toda la buena voluntad desinformadas que sólo provocan que tu herida se haga aún más profunda.

Hay un silencio abrumador tras la pérdida y una sensación de no tener derecho a vivir tu duelo porque hay cosas mucho peores en la vida.

La necesidad de vivir el duelo
Ante toda pérdida, se necesita vivir el duelo. El duelo provoca dolor pero si se vive, uno aprende a convivir con ello y seguir hacia delante. Sino se vive queda enterrado como una bomba que te puede explotar en cualquier momento.

En familia

El duelo en este caso es totalmente necesario y recomendable, la sociedad y el entorno tiene que permitir que sea vivido como cada uno necesite, con todo el derecho a sentir dolor hasta que uno se recupere, a poder compartirlo o vivirlo en intimidad, a poder llorar o gritar en silencio. Cada uno lo vivirá como pueda pero con todo el derecho y la comprensión de ser vivido.

En mi caso, los primeros días fueron muy duros, lloré y maldije al mundo, no quería ver ni hablar con nadie y necesitaba estar sola con mi entorno más cercano. Me ayudó mucho leer sobre la pérdida gestacional y entender que mi dolor era normal y había que vivirlo.

Cuando las emociones iniciales se fueron calmando necesitaba compartirlo y se lo conté a mis mejores amigos, fueron mi salvación y fui capaz de no callarme cuando decían cosas poco convenientes, lo que era completamente liberador.

Sin embargo, el padre lo vivió de forma muy diferente, entre nosotros hablábamos mucho pero no le apetecía compartirlo. Fuimos capaces de respetarnos y entender que ambos vivíamos el duelo a nuestro modo, de forma casi opuesta pero era nuestra forma, igual de válida y necesaria.

Acompañar a quien lo ha sufrido
El principal error es querer animar a quien acaba de sufrir una pérdida. El objetivo no debería ser que vuelvan a estar bien cuanto antes sino acompañar y respetar el duelo y si pensamos que se está haciendo patológico, por no sentir o por una duración del dolor excesivamente prolongada (tristeza muy intensa de meses de duración) aconsejar que pidan ayuda profesional.

Las personas que más me ayudaron en el proceso fueron aquellas que no trataron de “animarme” sino de entenderme, un “lo siento”, “joder, qué putada” o “qué duro debe ser, lo debes estar pasando muy mal”. Despierta la empatía, valida el dolor y te da pie a poder contar, a llorar o a maldecir el mundo.

Lo que nunca deberías decir para animar acompañar
No se trata de animar, en el momento del dolor lo que necesitas es acompañamiento y que te sientas con libertad para no hablar, contarlo todo, llorar o que te de la risa nerviosa.
  • “Mujer legrada, mujer embarazada”. Afortunadamente no tuve que escuchar muchas veces esta horrible frase pero me hizo mucho daño. El dolor no es por poder o no volver a ser madre, aunque sí es un miedo. El dolor es porque acaba de morir tu bebé. El legrado o que te quiten una trompa en el caso de un ectópico es un proceso muy duro. Esta combinación de palabras es explosiva.
  • “Mejor así, imagina que fuera un niño con problemas”. Sin comentarios, como pediatra prefiero no opinar sobre ésto.
  • “Ya tienes una hija, eso es lo importante”. El tener más hijos o no, te puede hacer más llevadero el duelo al igual que el tener otras personas importantes en tu vida que te apoyen pero no “arregla” nada, tu dolor es el mismo.
  • “Anímate, hay cosas peores en la vida”. El que haya cosas peores en la vida, depende de la percepción de cada ser humano y de sus circunstancias. En el momento que me ocurrió para mí fue una de las experiencias más duras por las que he pasado y he vivido muchas cosas. No se trata de un ránking de experiencias según el daño que produce cada una, ésta pérdida duele y mucho. Además, no quería animarme, necesitaba vivir mi dolor y entender lo que me había pasado en la medida de lo posible.
  • “Al menos tú, estás bien”. Esta frase me descolocó mucho. ¿En qué sentido estaba bien? En qué no había muerto, porque yo me encontraba física y emocionalmente machacada.
  • “Ya verás como te quedas embarazada enseguida, eres joven”. Tras un aborto surgen muchos miedos y muchas preguntas. De hecho, el siguiente embarazo no es sencillo (el embarazo tras el aborto da para otro post). No estás preparada para pensar si quieres volver a ser madre o no, estás perdida, desconcertada, dolida, vacía. La decisión de un nuevo embarazo viene después y llena de miedos e incertidumbres.
  • “No es para tanto, casi todas las mujeres pasan por ello”. Esta afirmación me dio mucho que pensar. En la mayoría de las ocasiones ves morir a tus mayores, y eso no le alivia el dolor a nadie, en esto tampoco. Lo que sí provocó en mí fue la necesidad de buscar información. Si es frecuente, muchas familias habrán hablado sobre ésto y me entenderán y me podrán ayudar y así fue.
  • “Mejor ahora que dentro de unos meses”. Durante el duelo me di cuenta que uno se siente madre o padre en el momento en el que te haces el test de embarazo y ves que es positivo. Algo cambia en tu interior y en tu cabeza, es inevitable empezar a pensar cómo va a cambiar tu vida, qué vas a necesitar en casa. En nuestro caso que llevábamos más de un año de búsqueda, sentimos una felicidad inmensa y cuando nos enteramos que era un ectópico y había que quitar la trompa y entrar en quirófano porque mi vida estaba en peligro, el dolor fue inmenso. 

Lo que a mí me ayudó
Dejar que mi cabeza, mi corazón y mi cuerpo pudiesen sentir por separado. Mi cuerpo fue lo primero que se recuperó, mi cabeza mucho más tarde y mi corazón nunca ha vuelto a ser el mismo.

Aceptar mis necesidades sin intentar agradar a nadie, en cada momento hacer lo que realmente sentía y necesitaba, compartirlo con quién realmente quería. Tras contarlo me enteré que mucha gente de mi entorno lo había vivido y el saber cómo se habían sentido y cómo lo habían superado fue de gran ayuda.

Llorar y maldecir al mundo, no salir de la habitación y querer compartirlo, dejar de escribir en el blog porque la maternidad me dolía y mucho.

He leído mucho de los rituales tras la pérdida. En nuestra sociedad, a quien fallece se le despide, es una manera de que todas las personas que lo deseen puedan decir adiós y de compartir el dolor. Sin embargo, en la muerte gestacional uno pasa de estar embarazada a no estarlo, de un día para otro, llena de dudas y con un dolor inmenso que no sabe cómo encajar ni compartir.

Los rituales de despedida pretenden ser ese último adiós, hay muchas formas de hacerlo y no hay nada establecido. Se pueden hacer uno o varios, en un mismo día o en días distintos: plantar un árbol, guardar una caja con los recuerdos, hacer una ceremonia, entre otras muchas posibilidades. Nosotros aún no hemos hecho nuestro ritual, aunque sí nos gustaría hacerlo.

Espero que no haya más padres que se sientan solos ante su pérdida, que entre todos seamos capaces de concienciar a la sociedad de la necesidad de validar este dolor y que aprendamos a acompañar a quien los sufre.

Muchas gracias a todas esas personas que estuvieron con nosotros en uno de los momentos más duros de nuestra vida, en especial a nuestra familia.

Mª Angustias Salmerón Ruiz pediatra del Hospital Ruber internacional y de la Unidad de Medicina del adolescente del Hospital Universitario La Paz.

Comentarios

José Luis Iglesias Diz ha dicho que…
Un fuerte abrazo María
José Luis Iglesias Diz ha dicho que…
Un fuerte abrazo María
Maria Salmerón Ruiz ha dicho que…
Mil gracias, esto fue en agosto. Ahora el embarazo está en marcha.
Javier Santos ha dicho que…
Llegué a tu blog a través de "Un fonendo en Villamcos". Me gustó lo que leí, porque tus entradas reflejan mucho amor, y me suscribí hace muy poquito. Así que mi primer comentario será un sencillo mensaje de ánimo, un "lo siento" bien fuerte, porque aunque es difícil de imaginar, es obvio que es una experiencia dura, muy dura. Un fuerte abrazo.
Maria Salmerón Ruiz ha dicho que…
Muchas gracias por tus palabras Javier.
Un fonendo en villano os es un gran blog y su autora una gran persona y amiga. Gracias por seguirme.
Eva ha dicho que…
Muchas gracias María. Me ha encantado y a la vez ayudado pues solo hace una semana y algo de mi último legrado. Ya es el segundo y la cuarta pérdida. A veces piensas que eres de las pocas que les pasa esto porque a tu alrededor no sucede. Me han dicho exactamente todas las cosas que nombras imagina la de veces. Es verdad que también hay gente que sabe animarte con sólo estar a tu lado. Tengo un hijo que nació muy prematuro sin secuelas así que el miedo se me va acumulando para el siguiente embarazo. Espero coger fuerzas y dejar que mi dolor salga porque a veces no es fácil y tú misma intentas hacer Cómo que no pasa nada. De nuevo, gracias mil
Maria Salmerón Ruiz ha dicho que…
Querida Eva:
Muchisimas gracias por comentar eres una valiente. Siento muchísimo tus pérdidas. Me reconforta que el post cumpla la función de ayudar a otros. Un abrazo enorme y mucha fuerza.
mayte braceros ha dicho que…
En menos de un año e recibido dos golpes uno de minjijo erik que estaba de 30 semanas de gestacion y ottro de 6 semanas con embarazo embrionario la gente intenta animar y dcen esas cosas esas palabras q duele el va que tu eres fuerte mis perdida an sido duras no lo deseo a nadie y la palabra o frases q mas me dolia era tienes que ser fuerte tu tienes un hijo y te tiene que ver feliz no entincdo cm una cosa tan habitual puede tener tanto tabu
Maria Salmerón Ruiz ha dicho que…
Un abrazo. Ojalá se pudiese hablar de ello sin barreras, sin tabúes. Toda mi fuerza.
Limonerías ha dicho que…
Una abrazo muy grande. Gracias por hacer visible la pérdida gestacional.
Aqquí te dejo mi experiencia y mi pequeña contribución a que podamos vivir este duelo sin escondernos: http://limonerias.blogspot.com.es/2014/01/aborto-uno-de-cada-cinco.html
Maria Salmerón Ruiz ha dicho que…
Me ha gustado mucho la entrada. Ojalá entre todos consigamos validar el dolor y normalizar el poder hablar de ello. Ojalá también haya padres que hablen de ello, muchas veces son los grandes olvidados y es igualmente duro para ellos.
Laura ha dicho que…
Buenas tardes.
Me ha emocionado muchísimo tu entrada, hace poco más de tres meses me hicieron un legrado, fue un golpe durísimo, de las peores situaciones que podemos vivir.
Ahora estoy embarazada de 5 semanas (la próxima semana tengo cita con el ginecólogo) y todo son miedos y angustias a que se repita la situación.
Un abrazo, me encanta tu blog
Mamainteligente ha dicho que…
He perdido un embarazo con 17 semanas. Hay que dejar escapar el dolor, contarlo, yo por eso cree este blogg, aunque nunca pensé que me pasaría a mi claro.
Maria Salmerón Ruiz ha dicho que…
Mucho ánimo mamá inteligente. Todo el cariño. Un abrazo de mi mamá ya no es pediatra.

Entradas populares de este blog

¿Qué hacer ante a fiebre? Árbol de decisión para padres

¿Vacunamos frente al meningococo b a nuestro hijo? ¿Cuándo? ¿Cuántas dosis?

El termómetro de galio, el mejor sustitutivo al de mercurio.

¡No uses el chupete de teta!

Si mi hijo duerme mal, no es mi culpa

Mi hijo se ha dado un golpe en la cabeza ¿Qué hago?. Árbol de decisión para padres

¿Mi hijo menor de dos años debería evitar usar las nuevas tecnologías incluso la TV?

Sueño seguro en el primer año de vida

El destete, un camino

Cualquier duda o sugerencia. No dudes en contactar conmigo

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *