¡Un buen artículo de porteo en prensa!

Querida hija:

Aún recuerdo aquella mañana después de hablar con unfonendoenvillamocos, en un saliente de guardia del porteo. Para mi era una palabra nueva y no tenía ni idea qué significaba ni cual era la diferencia entre una mochila ergonómica y otra qué no lo era.

Me metí en internet y pasé casi todo el día intentando aclararme, no era fácil encontrar información general que respondiese mis dudas y no será porque no hay información, pero todo depende de los términos de búsqueda que uses  y yo no debí utilizar los correctos.

Más tarde en el curso de preparación al parto, que todo sea dicho me sirvió de poco, creo que ya me mereció la pena ir porque nos ofrecían la posibilidad de ir a un taller de porteo, sin yo esperarlo, por fin alguien que sabía del tema me podría explicar y podría responder todas mis dudas que asolaban mi cabeza. Ese día conocimos a Arantxa y Beatriz, el último Koala, fue el inicio de muchas cosas, de visitas a su tienda. de talleres compartidos...

Aún recuerdo los primeros días en casa, papá y yo te porteamos desde el primer día, no tengo palabras para explicar la sensación, era como seguir teniéndote ahí dentro pero estando con nosotros, cuando te porteábamos entrabas en un estado de trance, se te veía tan feliz...El porteo se convirtió en nuestro mejor amigo, hacíamos de todo con el porteo desde sacar el lavavajillas y barrer hasta irnos de comida con los amigos. Nos hicimos famosos en la frutería, en el supermercado, en la librería y en la farmacia, "éramos los papis que llevaban pegados siempre a su bebé".

Recuerdo tu olor, tu tacto, el tenerte siempre a mano para tocarte, besarte, acariciarte. Papá y yo siempre decíamos que eras la bebé más "llena de mimos".

Llegaron los tres meses y tu alergia a las proteínas de la leche de vaca, estabas muy irritable, te pasabas el día y la noche llorando, a tus papis se nos partía el alma, no sé que hubiésemos hecho sin el porteo, nos salvó la vida. Te calmaba el dolor y era la única forma en la que realmente te sentías mejor.

Todo cambia, el porteo también, pasamos unos meses muy intensos y tu empezaste a no querer tantos brazos, así que pasamos de la Caboo a la bandolera, todo el día de la bandolera al suelo y del suelo a la bandolera.

Hoy buceando por internet he encontrado un artículo muy bueno de porteo, publicado en ABC. No sabes lo feliz que soy de que poco a poco esta información vaya llegando a otros papis para que puedan disfrutar como nosotros de esta experiencia mágica.

Desde aquel momento entendí que era para mi como pediatra, una tarea imprescindible el darlo a conocer. ¿Recuerdas cuando grabamos el vídeo con Goyo para la agencia EFE? ¡Cuanto has cambiado desde entonces!.




Un besito,
Mamá.

Dedicado a todas las asesoras de porteo, por vuestro trabajo. Gracias de todo corazón.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué hacer ante a fiebre? Árbol de decisión para padres

¿Vacunamos frente al meningococo b a nuestro hijo? ¿Cuándo? ¿Cuántas dosis?

El termómetro de galio, el mejor sustitutivo al de mercurio.

¡No uses el chupete de teta!

Si mi hijo duerme mal, no es mi culpa

Mi hijo se ha dado un golpe en la cabeza ¿Qué hago?. Árbol de decisión para padres

¿Mi hijo menor de dos años debería evitar usar las nuevas tecnologías incluso la TV?

Sueño seguro en el primer año de vida

El aborto sigue siendo invisible

El destete, un camino

Cualquier duda o sugerencia. No dudes en contactar conmigo

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *