La vuelta al trabajo

Querida hija:

Aún recuerdo aquél día como si fuera hoy, aquella noche no recuerdo si tu dormiste, pero yo casi no pude conciliar el sueño. En cinco meses casi no nos habíamos separado, desde el principio yo sabía que ese día llegaría, el día de volver al trabajo, pero no me podía imaginar que algo así creara en mi un dilema de tal envergadura y lo más duro, no saber que sentías tu.

Aún recuerdo las semanas previas, llena de dudas...que pasaría con el pecho, que pasaría cuando tuvieras que dormir sin mamá, como estarías sin mí, como estaría yo sin ti, como sería tu día a día, el mío. Intentaba disfrutar cada minuto de la baja como el último, disfrutarlo, tocarlo, sentirlo pero unos días antes no podía evitar pensar que ocurriría sin estar las dos juntas.

Papá se quedaba contigo, eso era una enorme tranquilidad, meses antes con toda la mesa llena de papeles ajustamos al milímetro y pensamos que sí, que era factible, que papá quería quedarse contigo, todo lo demás nos daba igual: las vacaciones, las rebajas, cenar o comer fuera...Papá y yo queremos disfrutar de ti cada segundo, verte crecer, ver salir tus dientes, verte gatear por primera vez, tus primeras palabras. Nunca volverás a tener un mes, ni dos, ni tres...

Aún recuerdo el momento de cerrar la puerta y decirte adiós, no quería marchar al trabajo o sí, o por un lado sí y por otro no, no lo sé, bajaba por el ascensor y cada piso me pesaba el doble, cada paso que me alejaba de casa, sentía que me alejaba de ti, cada parada de metro era un viaje mental a cada momento que habíamos vivido juntas. Quería recordar tu olor, tu tacto, tu mirada...

Aún recuerdo aquel torpe primer día como madre y trabajadora. Parecía que no recordaba nada, todo me sonaba a chino y me daba igual realmente porque vivía cada instante pensado en regresar a casa, en deshacer el camino y en volver a ver tu sonrisa y abrazarte. Mamá estaba torpe en el trabajo, lenta muy lenta, ansiosa y preocupada, sabía que estabas bien, pero no estaba segura porque no te tenía tan cerca. Me faltaban horas en el día para cuidarte, trabajar, cuidarme...no me llegaba el día para todo.

Poco a poco y sin saber como, todo fue encajando y mamá ya no era tan torpe en el trabajo, tu disfrutabas de tus ratos y yo de los míos, siendo en ocasiones dos y en ocasiones una. Disfrutando cada segundo cuando estás despierta y estamos juntas, disfrutando cada segundo cuando estamos lejos, eso si con una parte de mi cabeza pensando siempre en ti. Ya nada es como antes, es distinto.

No cambiaría nada a pesar de ser cansado, intenso, distinto porque es mágico, inexplicable, inigualable.

Mamá.



Dedicado a todas las madres que aún siguen de baja, a esas que les queda poco tiempo para volver. Es raro, es duro, es distinto, es...Pero al final todo encaja, sin explicación, sin saber el por qué...

Puede interesarte otros post relacionados con mis pensamientos o de puericultura y crianza.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
He estado viendo tu blog, en unos meses me será de gran uilidad ;-) por cierto, qué bonito este post, María! Casi se me salta una lagrimilla...
Pilar
Elisa Hernández ha dicho que…
Desde que descubri tu blog me encanta leerlo. Con este post he llorado y todo. Me quedan 20 dias para volver a trabajar y se hace tan cuesta arriba....Gracias. Un saludo!
Elisa
http://www.aprendiendoeninfantil.com/?m=1
Maria Salmerón Ruiz ha dicho que…
Mil gracias por tus palabras y recuerda, sigue tu instinto en la maternidad y si te pierdes aquí tendrás siempre un rinconcito. Mucha suerte.
Maria Salmerón Ruiz ha dicho que…
Muchas gracias Pilar.
Anónimo ha dicho que…
Yo hace 5 años viví eso por primera vez (ya he tenido 2 bajas por maternidad de mis 2 preciosidades de niños), aun lo recuerdo y me ha emociado leer esto. Por cierto soy pediatra tambien
Maria Salmerón Ruiz ha dicho que…
Muchas gracias por tus palabras, un orgullo que los compañeros de profesión me lean y enriquezcan este pequeño lugar. Bienvenida.q

Entradas populares de este blog

¿Qué hacer ante a fiebre? Árbol de decisión para padres

¿Vacunamos frente al meningococo b a nuestro hijo? ¿Cuándo? ¿Cuántas dosis?

El termómetro de galio, el mejor sustitutivo al de mercurio.

¡No uses el chupete de teta!

Si mi hijo duerme mal, no es mi culpa

Mi hijo se ha dado un golpe en la cabeza ¿Qué hago?. Árbol de decisión para padres

¿Mi hijo menor de dos años debería evitar usar las nuevas tecnologías incluso la TV?

Sueño seguro en el primer año de vida

El aborto sigue siendo invisible

El destete, un camino

Cualquier duda o sugerencia. No dudes en contactar conmigo

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *