8 oct. 2016

Porteo seguro

Los portabebés han existido siempre, permitiendo que la persona que lleve al bebé pueda estar en contacto con él y tenga las manos libres para realizar diferentes actividades. El porteo ergonómico además tiene la característica que los sistemas utilizados respetan tanto la fisiología como la anatomía del bebé y la del adulto que lo lleva permitiendo un contacto continuo con múltiples beneficios.

El porteo ergonómico es altamente recomendable, se puede usar desde el nacimiento y no hay límite de edad ni de peso.

  • ¿Cuáles son los riesgos de usar un portabebés?
Si se usa un portabebés ergonómico de forma adecuada, realmente el riesgo es muy bajo o nulo pero tenemos que tener una serie de precauciones antes de usar un portabebés por primera vez.

El mayor riesgo de un uso incorrecto es la asfixia del bebé, hay varios casos de muerte en bebés menores de tres meses documentados en la literatura científica pero tras hacer una exhaustiva búsqueda sólo he encontrado tres casos bien documentados: uno en España y dos en EE.UU. En los tres casos, niños menores de tres meses y debido a un uso incorrecto del fular o la bandolera. 
  • ¿Qué cosas tenemos que tener en cuenta a la hora de portear de forma segura?
    • Antes de usar un portabebés por primera vez, lo ideal es acudir a un taller de porteo para que puedas probar los diferentes dispositivos y comprar el que más se adapte a tus necesidades. También aprenderás el uso adecuado y seguro de éste.


    • Lee atentamente las instrucciones y las recomendaciones del fabricante.
    • Lo más importante es colocar al bebé en la posición adecuada:
      • Poder darle un beso en la cabeza cómodamente.

Altura del beso en la cabeza

      • Las mejillas del bebé deben estar colocadas sobre el adulto que portea.

La mejilla debe quedar apoyada sobre el pecho del porteador

      • Nunca podemos perder el control visual: el bebé nunca puede quedar "metido" dentro del portabebés ni de cualquier prenda que cubra al bebé.
    • Mantener las vías aéreas siempre libres. La nariz no debe quedar pegada al cuerpo del porteador ni contra la tela, la cabeza no puede estar hiperflexionada y nunca debe quedar cubierta por ninguna prenda de ropa.

El bebé de la izquierda tiene la nariz pegada contra el porteador,
 la cabeza está flexionada y está cubierta por el portabebés

    • La tela del portababés tiene que estar firme y hay que dar un soporte adecuado a la espalda y a la cabeza, si se afloja el bebé puede irse hacía abajo y podemos perder el control visual. 
Falta tensión a la tela y las rodillas no están en forma de M
tienen que estar algo más altas que el "culete"


    • Usar el portabebés adecuado según el tamaño del niño y revisar frecuentemente que la postura sea corrrecta.

El portabebés tiene que ir de corva a corva (región posterior de la rodilla)
Éste dispositivo se queda pequeño para éste bebé

    • No realizar actividades peligrosas con el bebé porteado (al igual que cuando se lleva en brazos): cocinar, manipular sustancias químicas o de limpieza, comer o beber alimentos o bebidas calientes, deportes de riesgo o llevarlos en el coche (se deben usar sillas homologadas a contra marcha).
    • En los primeros usos tenemos que tener en cuenta que se puede desplazar nuestro centro de gravedad, al igual que cuando estamos embarazadas, precaución en desniveles y escaleras. Aún así es más seguro que llevarlo en brazos porque en caso de caída podemos apoyar las manos.
    • Estar atento a los signos del bebé: que respire de forma adecuada y que no se agite.

Recomendaciones del Gobierno de Australia
 para un porte adecuado

  • ¿Qué cuidados debemos tener en los menores de tres meses? En este periodo de edad es más frecuente la muerte súbita del lactante, por su inmadurez, no sólo por el uso de portabebés sino ante cualquier actividad. Por ello, en este rango de edad es muy importante:
    • Darle un adecuado soporte a la cabeza (hasta los 3-4 meses no la sujetan) y a la espalda, la flexión de la cabeza puede ocasionar que las vías aéreas se cierren. 
    • Vías aéreas libres.
    • Posición adecuada
Bibliografía:

Mª Angustias Salmerón Ruiz pediatra del Hospital Ruber internacional y de la Unidad de Medicina del adolescente del Hospital Universitario La Paz.

25 sept. 2016

¿Cómo tomar la temperatura a un recién nacido para saber si tiene fiebre?

Comenzó el curso escolar y con él, el repunte de infecciones varias muchas de ellas acompañadas de fiebre. Un síntoma muy común pero que en determinadas circunstancias nos preocupa como madres y por supuesto como pediatra, la fiebre en los niños menores de un mes.

En los niños menores de un mes la fiebre es un síntoma de alarma porque debido a su inmadurez en el sistema inmunológico las infecciones pueden generalizarse y que hacer pruebas complementarias para asegurarse que la infección no es bacteriana y en muchos casos se dejan en observación e incluso se trata con antibiótico a la espera de los resultados de las pruebas. Pero es muy frecuente que los papás comenten que en casa el bebé tenía décimas de fiebre y al llegar al hospital, sin haber dado ningún medicamento las décimas han remitido. Ésto ocurre porque es muy importante saber cómo tomar de forma adecuada la temperatura a un recién nacido.


  1. ¿Cuál es el termómetro adecuado para tomar la temperatura? En todas las edades, pero en ésta aún más: el termómetro digital o el de galio, para saber más sobre los tipos de termómetro pincha aquí. No uséis el de frente, chupete, oído, etc. 
  2. ¿Cuál es el mejor lugar para tomar la temperatura a un recién nacido? La temperatura se suele tomar en la axila o en el recto. La rectal, se introduciendo la punta del termómetro, es más rápida y hay que descontar 0.5 ºC (si marca 37.5, son 37 ºC).  Para tomar la temperatura axilar, se coloca el termómetro debajo de la axila (si es un termómetro de galio hay que dejarlo cinco minutos). En un recién nacido es más fiable la rectal, pero sino la has tomado nunca puedes usar la axilar.
  3. Los bebés tan pequeños, no pueden regular la temperatura, si están muy abrigados y pasan calor, pueden dar décimas de fiebre. Es necesario dejarlos un par de minutos sólo con el pañal, desnudos, en un ambiente con una temperatura mayor de 20 º C.
Una causa muy frecuente de "falsa fiebre" en los menores de un mes es que estén muy abrigados o no usar el termómetro adecuado.





Mª Angustias Salmerón Ruiz pediatra del Hospital Ruber internacional y de la Unidad de Medicina del adolescente del Hospital Universitario La Paz.

21 jun. 2016

¡Nueva edición del taller de primeros auxilios para padres!

Nueva edición del taller de primeros auxilios para padres!. Os espero.

¿Qué hago si...

...tienefiebre?
...se ha golpeado la cabeza?
...se ha roto un diente?
...se ha comido un tóxico o medicamento?...

Taller de urgencias y primeros auxilios para padres, el viernes 24 de junio a las 17:30h en el Último Koala.

Puedes reservar tu plaza; pinchando aquí.



Mª Angustias Salmerón Ruiz pediatra del Hospital Ruber internacional y de la Unidad de Medicina del adolescente del Hospital Universitario La Paz.

7 jun. 2016

¿Cómo ayudar a tu bebé al control de esfínteres y dejar el pañal?

Empieza el buen tiempo y muchos padres se plantean quitar el pañal a sus hijos. Hay que tener en cuenta que es un proceso y no debemos hacerlo de un día para otro y estar atentos a las señales que nos indican que nuestro hijo ya está preparado para retirar el pañal. Si el proceso lo hacemos adaptado a cada niño, se normaliza y es sencillo tanto para los padres como para el niño.

Si dejásemos al niño con el pañal y no hiciéramos absolutamente nada unos antes y otros después, se lo acabarían quitando ellos mismos. Lo que ocurre es que las imposiciones sociales como el inicio del colegio nos obligan a llevar a los niños sin pañal y precipita en ocasiones su retirada, especialmente en los niños que nacen en los últimos meses del año que empiezan el colegio con dos años. 

Aún así si tienes en cuenta las siguientes recomendaciones será muy fácil y sencillo.

  1. ¿Qué ocurre si les quitamos el pañal antes de tiempo?
Cuando un bebé aún no está preparado y le quitamos el pañal de un día para otro se hará pipí encima con frecuencia e incluso caca. La mayoría de los niños cuando les ocurre se sienten incómodos e incluso sienten que están haciendo algo malo o inadecuado. Algunos lloran, otros se enfadan e incluso pueden negarse a que les quites el pañal, de un modo u otro lo pasan mal y puede llegar a ser un proceso que les ocasione sufrimiento y agobio a los padres.
Ponte en su lugar, probablemente no entenderías por qué mamá o papá te ha quitado el pañal, sin explicarte nada y vas por ahí haciéndote todo encima.
No empieces el proceso antes de los 15-18 meses y ten en cuenta que necesitarás un margen aproximado de 3 a 6 meses para su retirada. A mayor edad de inicio de la retirada más corto será el proceso.

Extraída de http://www.pontepasitos.com/wp-content/uploads/2014/01/quitar-panal-ayudar-nino-511.jpg


  1. ¿Qué cosas debemos hacer antes de intentar retirar el pañal?
El ejemplo viendo a su familia y el juego libre y simbólico es la mejor manera de comenzar.
El proceso es largo y puede durar meses, dependerá de cada niño.
  • Comprar juntos un orinal que os guste a ambos y sea fácil para él y cómodo de limpiar.
  • Ponlo en el baño junto al váter que vayáis a usar el resto de la familia.
  • Jornadas de puertas abiertas que el vea lo que hacéis, dejar que os ayude cortando el papel, tirando de la cadena, etc.
  • Jugad a que se siente aunque sea vestido, que siente a sus muñecos y aunque no haga nada si se sienta le felicitáis.
Poco a poco iréis notando que muestra más interés y os puede manifestar que va a hacer pipí o caca en el pañal (comienza a tener control de esfínteres y a reconocer sensaciones) en ese caso invitarle a que lo haga en el orinal o fijar alguna hora para ponerlo sin pañal por ejemplo después de la comida o antes del baño. Deben ser horarios en el que esté tranquilo (recién levantado o antes de dormir no suele ser un buen momento) y que vosotros no tengáis prisa.
  • Explicarle que los nenes llevan calzoncillos y que las nenas braguitas y que si les gustaría probar. Id juntos a comprar la ropa interior y que elija las que más le gusten.
  • Nunca le regañéis si ha tenido algún escape y reforzarle cuando lo haga bien.
  • Primero lo consiguen con el pipí, luego con la caca. En ocasiones siguen pidiendo el pañal para hacer caca, no pasa nada úsalo porque puedes estreñirse.

  1. ¿Cuáles son las señales que nos indican que nuestro hijo está preparado para retirar el pañal?
La señal inequívoca de que un niño está preparado es que la mayoría de las veces que lo pongáis hará pipí en el orinal. Podéis empezar cuando avise de que está haciéndose pipi o caca pero en este caso tardará algo más. Muchos niños si seguís este proceso os dirán que ya no quieren pañal y que prefieren braguitas o calzoncillos.
Cuando un niño está preparado puede tener algún escape pero será excepcional y todo será mucho más respetuoso tanto para vuestro bebé como para vosotros.
Mucho ánimo y buena suerte.

¿Le has quitado el pañal ya y has tenido dificultades? Cuéntanos tu experiencia.

Mª Angustias Salmerón Ruiz pediatra del Hospital Ruber internacional y de la Unidad de Medicina del adolescente del Hospital Universitario La Paz.

17 may. 2016

Si mi hijo duerme mal, no es mi culpa

No, no es vuestra culpa queridos papás. Hay bebés que duermen la noche de un tirón desde la primera semana y otros que tardan tres años. Es cuestión de cada bebé, depende del carácter, de la madurez, de si está pasando por algún cambio importante en su vida como la incorporación de mamá al trabajo o un cambio de domicilio, porque acaba de aprender a hacer algo nuevo como sentarse, gatear, voltearse o andar. Pero querida mamá, que te quede claro que no es tu culpa.



  • ¿Hay alguna razón que justifique dejar llorar a un bebé?

Hace unas semanas salió publicado un artículo, relacionado con el sueño infantil, de la autora del blog “el debate científico del sueño infantil”, que reivindicaba que no hace falta dejar llorar a un bebé para que aprenda a dormir; os lo recomiendo. Yo añadiría algo más, no hay ninguna razón para dejar llorar a un niño sea bebé o no.
¿Dejarías llorar a tu bebé porque aún no sabe comer solo o porque no haya dado los primeros pasos para forzar que lo haga? No, porque sabes que tarde o temprano lo logrará, no es algo que te preocupe en un principio y no es razonable dejarlos llorar por ello. ¿Por qué en el tema del sueño hemos asimilado el binomio llanto-aprendizaje? Creo que esta pregunta no tiene respuesta; algo que es normal se ha convertido en un “problema provocado por los padres”.

  • Los bebés saben dormir, pero lo hacen de forma diferente al adulto

Los bebés, desde que están en la barriga de su mamá, saben dormir, es una necesidad primaria cuya privación puede provocar la muerte; de hecho, aprenden a dormir antes que a respirar.
El problema principal del sueño de los bebés es que nacen con un patrón de sueño diferente al del adulto porque tiene unas fases y una duración de los ciclos distinta y, biológicamente, están así diseñados para asegurar su supervivencia, pero es un hito del desarrollo el dormir toda la noche de un tirón, tarde o temprano todos los niños lo conseguirán y hay que tener en cuenta que hay periodos donde los bebés suelen dormir con múltiples despertares, que remiten solos y en los que no hay que interferir para que desaparezcan. Si quieres saber si tu bebé tiene un problema de sueño pincha aquí.

  • Entonces, si son normales los despertares ¿cuál es el problema?

Contestar a esta pregunta es muy complejo porque es multifactorial, pero intentaré dar unas pinceladas.

    • Es algo que genera ansiedad, preocupación y culpabilidad en los padres. Nadie puede entender cómo se sienten unos padres cuando su hijo duerme mal, hay que vivirlo para entenderlo. Piensas que no lo estás haciendo bien o que tu hijo está enfermo y le pasa algo, en lugar de explicarte qué hacer para averiguar si hay un problema, las normas de un sueño seguro, explicar que los despertares son normales y ayudar en tener ciertas rutinas de sueño. Te juzgan y te explican normas imposibles como que no le des la teta por la noche o que hay que tranquilizarlo y dejarlo en la cuna antes de que se duerma.
    • El cansancio que produce en los padres ayuda a reforzar el punto anterior. Puede llegar a ser agotador, a mayor cansancio más angustia, ansiedad y desesperación. Si permanecen los despertares tras la incorporación al trabajo, aparece sensación de incapacidad al no poder hacer frente a todo.
    • El entorno hace mucho daño. En general los familiares y amigos tienden a dar consejos aunque no se les pida. Unos padres agotados y angustiados lo que necesitan es comprensión, cariño y que alguien se quede con el bebé para poder dormir. El problema de que un niño no duerma la noche de un tirón no es culpa de los padres, depende de la madurez del niño, de su carácter y de si tiene alguna enfermedad o no.
    • La gente miente sobre lo que le pasa a sus hijos. Al final, por no ser juzgado o por no dar explicaciones no cuentas tu realidad. Es mucho más frecuente de lo que pensamos que los bebés tengan múltiples despertares.
    • El patrón de sueño normal se considera anormal. Como en otras muchas cosas intentamos que los niños maduren rápido y les robamos la infancia. El necesitar ayuda para dormir y los múltiples despertares son completamente normales por su inmadurez, nos necesitan para todo, para dormir también. En la mayoría de los casos, a los dos o tres años los niños se duermen solos y permanecen dormidos durante toda la noche. Si llegada esta edad no se ha conseguido hablad con vuestro hijo y trazad un plan, explicadle lo que tratáis de conseguir y cómo lo vais a hacer, sin llorar y sin lágrimas.
    • Puedes tener sentimientos contradictorios hacia tu hijo. Cuando se está ansioso, preocupado, triste y encima no lo puedes compartir porque parece que tú eres el problema puedes tener sentimientos contradictorios de impotencia, de pensar que el ser padres no ha sido una buena elección e incluso dudar de si quieres a tu hijo. Éste es otro tema tabú en la crianza y muchos padres lo sienten con angustia, siendo sentimientos normales.
    • El papel del padre y la ayuda externa es fundamental. Es básico que al menos seáis dos los que estéis implicados en el sueño de vuestro hijo, será mucho menos cansado y no dudéis en pedir ayuda porque vuestro descanso es fundamental para vivir y ser padres.
  • Los pediatras y enfermeros muchas veces damos información contradictoria. Hay muchos estudios científicos contrapuestos y lo que uno concluye es que no conocemos realmente cómo es el sueño en los primeros meses de vida y cómo madura. Se ha estudiado cómo influye la posible conducta de los padres en el sueño de sus hijos y una serie de consejos para que duerman toda la noche. Probablemente en unos años con el sueño pase como con los niños inapetentes, donde los pediatras intentamos explicar que hay niños que no tienen apetito y comen mal pero si crecen bien no hay de qué preocuparse y tarde o temprano les gustará la comida, pero que no sirve de nada obligarlos. 


Mª Angustias Salmerón Ruiz pediatra del Hospital Ruber internacional y de la Unidad de Medicina del adolescente del Hospital Universitario La Paz.